Las calderas de gas natural, gasoil o eléctricas son imprescindibles en estos tiempos tanto para viviendas, oficinas o locales. Cuando fallan su ausencia se convierte en todo un problema para los usuarios.

Por eso es tan importante cuidar todo lo posible de su estado. En SomGas realizan el mantenimiento de calderas para particulares y empresas, además de ofrecerte una gran variedad de todos los tipos de aparatos del mercado. En su catálogo puedes encontrar calderas de gas, eléctricas, de propano, gasoil y de pellets.

Con una cuota anual de un importe muy asequible se encargan de todo gracias a sus expertos sumamente cualificados. Hacen las revisiones necesarias de cualquier modelo, dan un servicio técnico de averías 24 horas al día los 365 días del año, buenas coberturas y un año de garantía en la reparación.

El propósito de las calderas es calentar agua para el sistema de calefacción y el agua caliente sanitaria. En la actualidad, se busca tecnología menos contaminante y más competente. El ahorro de energía se consigue de dos maneras: optimizar tus hábitos de consumo y mejorar la eficiencia de las instalaciones haciendo un uso correcto.

Ventajas para realizar un buen mantenimiento

Entre las numerosas medidas de ahorro y eficiencia energética que se pueden implementar, la más notable es la de sustituir tu caldera en aquellas instalaciones con más de 15 años. Si es el caso, los expertos tienen en cuenta factores como el diseño, la funcionalidad y la comodidad en los procesos de instalación. Una caldera bien cuidada tiene una vida útil de hasta 15 años.

Por regla general, las calderas emiten gases por el proceso de combustión que ocurre dentro de ellas. El mantenimiento preventivo te será útil para comprobar que todos los sistemas están funcionando perfectamente y te ayudarán a mantener esa emisión de gases en los niveles normales para no poner en riesgo tu salud o seguridad.

En las revisiones periódicas se limpian y remueven las impurezas que son las que afectan a su rendimiento. Que este proceso no se haga al menos una vez al año, podría hacer que tu consumo sea mayor.

Si así fuera, es momento de hacer el mantenimiento de calderas. Promueves una eficiencia energética y ahorras dinero en tu factura porque el nivel de consumo será menor si todo funciona como nuevo. Además, evitarás gastar dinero en reparaciones o reemplazar el equipo antes de lo debido. Es importante estar al tanto de cualquier problema para poder actuar a tiempo.

Principales problemas de las calderas

La falta de calefacción o agua caliente es un aviso de problema en las válvulas, en bajos niveles de agua, un termostato averiado o fallos en la bomba. Este último produciría apagones repentinos de la caldera que entorpecen una calefacción homogénea. Este problema es ocasionado por un bloqueo en la bomba de recirculación.

Otro inconveniente podría darse si hubiera fugas de gas y goteo. Esto suele ser debido a la corrosión a la que están expuestas con el paso de los años. Nunca se debe intentar reparar por ellos existen servicios de mantenimiento de calderas para evitar accidentes.

La poca presión en el agua o el aire que circula dentro del aparato puede producir ruidos extraños. Por lo general, son ocasionados por averías en la bomba y aumentan su intensidad si no se reparan de inmediato o si las salidas de humo están obstruidas, la caldera no expulsa como debe los gases de monóxido de carbono, puede hacerlo con fugas y representar un riesgo para tu seguridad.

Un buen servicio de mantenimiento de calderas por manos expertas mejorará enormemente tu calidad de vida.