¿Cómo mantener una oficina limpia y ordenada? Organizar bien el espacio de trabajo es fundamental, tanto si trabajas en casa o en un despacho propio, como en una oficina con varios compañeros y compañeras. Escoger bien el mobiliario, contar con espacio suficiente en el escritorio o tener los objetos de uso diario a mano son algunas de las recomendaciones que vamos a ver en este artículo lleno de ideas para hacer mucho más agradable el entorno laboral. ¡Vamos con ellas!

1.    Aprovecha el espacio con tu mobiliario

Mide bien el espacio de la oficina para incorporar los elementos necesarios. Trata de colocar el escritorio frente a la ventana o cerca de ella para contar con luz natural. Si se trata de un espacio interior sin ventanas, será más importante todavía cuidar la iluminación.

A partir de allí, distribuye el resto de los muebles, como estanterías, archivadores o cajoneras. Es importante contar con abundantes alternativas para el almacenaje, así tendremos una oficina ordenada y evitaremos distracciones.

2.    Limpia el escritorio de objetos prescindibles

¿Qué objetos utilizo a diario y cuáles no? ¡Ha llegado el momento de limpiar el escritorio! Mantén sobre la mesa solo aquellos que usas habitualmente, por ejemplo, los útiles de escritura y la calculadora. De esta forma, contarás con más espacio y evitarás las distracciones y la incomodidad que acarrea el desorden.

3.    Ahorra espacio con las estanterías

Este tipo de mobiliario es el indicado para almacenar los objetos y la documentación que no es necesario consultar en el día a día.  El almacenaje vertical te permitirá almacenar carpetas, libros, cajas o gavetas utilizando muy poco espacio. Puedes echar un vistazo a las estanterías de oficina de Ractem, que ofrecen calidad industrial para estos sistemas de almacenamiento. Aquí puedes optar por las opciones más estéticas, como las estanterías cromadas, o por las más prácticas y resistentes, como las clásicas de ángulo ranurado. ¡Todo depende del estilo de la oficina y lo que quieras almacenar!

4.    Cajoneras para el material de papelería

Quedan por ordenar aquellas cosas que no utilizas continuamente pero que conviene tener a mano (pósit, libretas con apuntes, bolígrafos de colores, grapadora, cinta adhesiva…). Lo recomendable es que cuentes con una cajonera o con una columna de cajones en tu escritorio donde almacenar todos estos elementos.

5.    Etiqueta tus cajas de artículos

Si ya dominas el almacenamiento en cajas, carpetas y gavetas, pero te cuesta recordar dónde se encuentra cada cosa, te recomendamos utilizar el etiquetado. Puedes añadir denominaciones visibles sobre el contenido de cada uno de tus elementos de almacenaje de forma manual o con una etiquetadora.

6.    Coloca una papelera a mano

Para no acumular residuos, coloca una papelera cerca al lado de tu mesa. No olvides habilitar un compartimento para el reciclaje de papel.

7.    Permítete un toque más personal

Un espacio ordenado te dará opción a plasmar tu toque personal en la oficina sin que quede sobrecargado: desde fotos de tus seres queridos hasta un mensaje motivador. Si tu mesa es pequeña y necesitas tener todo el espacio útil, puedes instalar un tablón en el que combinar tu faceta más personal con recordatorios laborales.