Los interioristas profesionales usan unos conceptos básicos para realizar su trabajo. Estos conceptos pueden aprenderse si estás pensando estudiar diseño de interiores en Madrid o en cualquier otra ciudad española, pero nosotros vamos a ofrecerte un resumen de los conceptos más importantes para que puedas decorar tu casa como un auténtico profesional. ¡Vamos allá!

Equilibrio

Uno de los conceptos principales en la decoración de interiores es el equilibrio. Este concepto tiene que ver con la forma en la que los elementos están distribuidos dentro de una estancia y la sensación que transmiten. ¿Cómo podemos conseguir que una estancia ofrezca sensación de armonía? Debemos conseguir que los objetos, muebles y elementos decorativos tengan armonía entre sí.

Armonía

La armonía es uno de los principales conceptos que nos ayudan a embellecer un espacio y está muy en concordancia con el equilibrio. Para conseguir la armonía, debemos decorar los ambientes con equilibrio, teniendo en cuenta proporciones, estilos, colores y materiales usados. Cada cosa debe estar perfectamente planificada en el espacio, tal como aprenden los interioristas en las titulaciones de diseño de interiores.

Contraste

Existen dos tipos de contrastes en la decoración de interiores: contraste por color y contraste por forma y textura. El que genera más impacto es el de contraste con color, que es cuando se coloca en un espacio un objeto que rompe por completo la monotonía. Por ejemplo, podemos conseguir contraste colocando un sofá rojo en medio de un salón pintado en tonos beige y cálidos.

Proporción

Cuando decoramos un espacio es importante tener en cuenta la proporción y la escala. Debemos adaptar muebles y objetos al espacio disponible ya que no es lo mismo una casa grande con muchos metros por delante que una casa pequeña donde las posibilidades son reducidas. Por ejemplo, si un salón es pequeño, debemos escoger muebles que se adapten a su tamaño. Quizás debamos prescindir de un sofá demasiado grande y escoger un sofá biplaza. Lo mismo ocurre con los armarios.

Punto focal

El punto focal es aquel objeto que queremos resaltar dentro de un espacio. Lo que conseguimos con un punto focal es atraer la mirada dentro de un espacio hacia un elemento en concreto. Esto puede conseguirse con un objeto en concreto que llame la atención, un cuadro, algo de un color llamativo o por la forma en la que está ubicado en el espacio.

Dominar este concepto puede ayudarnos a crear ambientes muy interesantes y con carácter, algo que con formación y estudio del tema podrás llegar a conseguir.

Simetría

La simetría es otro de los conceptos que nos permite embellecer espacios. Está muy relacionado con el equilibrio y la armonía. La simetría se realiza a partir de un eje que se usa para crear un efecto espejo. Por ejemplo, se puede crear simetría cogiendo de eje una chimenea en el salón, colocando a lado y lado de la chimenea objetos idénticos (dos estanterías, por ejemplo).

Existe la simetría parcial o la simetría total, dependiendo de si además de los muebles, también imitamos en ambos lados los objetos.

Si usas estos conceptos de diseño de interiores ya verás cómo conseguirás que tu casa esté decorada con mucho gusto y sensibilidad.