radiadores

Los radiadores son un elemento esencial en el hogar. Aunque hay quienes los consideran algo antiestético, lo cierto es que existen numerosas ideas para decorar los radiadores. Lo más importante es saber cómo limpiar un radiador. Y es que, por mucho que la decoración sea bonita, si no está limpio no lucirá como se merece. 

Lo ideal es llevar a cabo una limpieza a fondo de los radiadores una vez al mes. Más allá de la estética, tener los radiadores sucios puede interferir en su buen funcionamiento, disminuyendo su eficiencia. Para proceder con su limpieza, lo primero es eliminar la suciedad superficial con la boquilla estrecha del aspirador.  Y, a continuación, con una mezcla de agua y jabón se limpia el exterior. 

Las mejores ideas para decorar radiadores

Presta atención a las mejoras ideas de diseño para decorar radiadores con estilo y buen gusto. Son pautas muy sencillas pero que pueden resultar de gran ayuda para cuidar el aspecto estético y, además, en muchos casos, ganar en funcionalidad. 

Cubrerradiadores

Los cubrerradiadores, tal y como su propio nombre indica, son elementos especialmente diseñados para disimular los radiadores. Son muebles de diferentes diseños y materiales que los cubren pero sin interferir lo más mínimo en su funcionamiento. En el mercado puedes encontrar cubrerradiadores que se adaptan a todos los estilos decorativos, por lo que no te resultará complicado encontrar aquel que mejor encaja con tu vivienda. 

Colores

Claro que también puedes optar por dejar los radiadores a la vista, pero ocultándolos. La clave está en pintar y los radiadores del mismo color, de modo que ambos elementos se fusionen de manera visual. Este truco funciona especialmente en colores oscuros, aunque para ello es necesario que las estancias cuenten con buena luz natural. Además, puedes añadir un cuadro o una foto que resulten atractivos para que así capte todas las miradas y el radiador no llame demasiado la atención. 

Biombos

Actualmente, los espacios diáfanos en el hogar están más de moda que nunca. Así, para separar ambientes los biombos son tendencias. Elementos que permiten establecer ambientes diferentes dentro de una misma estancia sin la opacidad que dan las paredes. Pues bien, los biombos también pueden ser utilizados para disimular los radiadores cuidando la estética. 

Panel blanco

En casas de estilo minimalista, los paneles blancos son una opción estupenda para disimular los radiadores. Son estructuras de madera, generalmente fabricadas a medida, cuyo frontal es blanco como las paredes. Cuentan además con una pequeña repisa que se puede aprovechar para colocar marcos de fotos u otros objetos decorativos. Por supuesto, cuenta con una franja sin nada para que se disipe bien el calor. 

Barra o mesa

En la cocina se puede disimular el radiador con una barra para desayunos o un rincón de trabajo pequeño. Además del aspecto estético, se gana en espacio. En el caso de la barra, el radiador queda perfectamente disimulado con los taburetes. Además de quedar disimulado, es una gran idea para tener las pierna calientes cuando hace frío en invierno.