La sensación de llegar a casa después de un duro día de trabajo, después de dejarte la piel en el gimnasio o después de esperar durante horas en la cola del súper, es incomparable a cualquier otra.

El hogar es, sin duda, nuestra zona de confort, donde mejor nos sentimos protegidos. Por eso, es especialmente importante que sea acogedor y familiar, tenga los metros que tenga.

A veces, conseguir un ambiente cálido y lleno de paz puede convertirse en una tarea complicada. Sobre todo, si se trata de una casa grande y con muchas habitaciones. Por ello, en este artículo hablamos sobre cómo conseguir una casa acogedora y cálida en cinco sencillos pasos.

1.  Decoración personalizada

Cada detalle cuenta y en la decoración mucho más. Es importante no recargar demasiado ninguna estancia de accesorios u objetos innecesarios. Por el contrario, tampoco se recomienda dejar paredes completamente vacías.

Para dar un toque más cálido y personal, se pueden utilizar fotos familiares en formato lienzo en la pared. También se pueden colocar fotos más pequeñas en el mueble del salón, en la nevera o en la mesita de noche.

2.  Colores neutros

Cuanto más cálidos y más neutros sean los colores de las paredes, más sensación de paz y tranquilidad desprende la casa. Por ejemplo, con las paredes blancas, se pueden combinar los tonos tierra en los muebles y utilizar pequeños detalles de madera. De esta forma se consigue un resultado muy acogedor.

Además, estos colores son muy prácticos porque no cargan las estancias. Pueden estar durante años sin necesidad de tener que cambiarlos por pesadez. Y al poner cualquier accesorio de color, resalta mucho más.

3.  Jardín cuidado

Una de las zonas de la casa que más cuesta ambientar es, sin ninguna duda, el jardín. Es prácticamente imposible que siempre esté ordenado y limpio. Muchísimo menos si tenemos una piscina.

Sin embargo, gracias a los accesorios, esto tiene una fácil solución. Para mantener el orden basta con organizar las herramientas y objetos del jardín en un armario. Y para asegurar que la piscina no se ensucia, son muy útiles las cubiertas de piscina como las que hay en la web de Cubriland. De esta forma, cada vez que veamos el jardín estará ordenado y limpio.

4.  Muebles sencillos

Utilizar un mobiliario muy pomposo hace que se rompa la estética de las diferentes estancias y que se pierda el ambiente acogedor. Muchísimo mejor optar por muebles sencillos, en tonos claros y que combinen entre sí.

Este truco es perfecto para conseguir una armonía total en toda la vivienda y que no se rompa la gama de colores.

5.  Alfombras y cortinas minimalistas

Este otro truco es esencial para conseguir que las habitaciones y el salón sean espacios mucho más acogedores y cálidos. ¿Por qué? Las cortinas aportan una sensación de intimidad y las alfombras de comodidad.

Mucho mejor si las cortinas llegan prácticamente al suelo y son de colores claros o neutros. Lo mismo sucede con las alfombras, es ideal que sean de colores cálidos y que combinen con el resto de la habitación.

Comodidad y tranquilidad

Hay muchísimos más tips sobre cómo convertir tu casa en un hogar cálido. Pero estos son los principales trucos a seguir para conseguirlo. Las casas grandes son muy prácticas, pero se desordenan mucho más rápido. Y, por tanto, es mucho más difícil conseguir que aporten paz a nuestro día a día.

Eso sí, el truco está en saber adaptar cada una de las estancia, mantener el orden y seguir estos consejos para tener una casa acogedora y bonita de una forma muy sencilla.

Sobre todo, y lo más importante, hay que adaptar estos tips de decoración y organización a los gustos personales de cada persona, y construir la vivienda que realmente queremos.