3 Ideas para ahorrar espacio en tu habitación

por Gemma

Los problemas de espacio son el pan de cada día en la mayoría de hogares. Si a nuestra tendencia natural a almacenar objetos le unimos una escasez de metros cuadrados, el resultado es un hogar atiborrado, desordenado e incómodo. El problema se hace especialmente patente en las habitaciones, donde hemos de acoplar cama, armarios, cajoneras e incluso un lugar para el escritorio.

Si queremos disfrutar de una habitación confortable y disponemos de poco espacio, la clave está en la organización. Una superficie bien estructurada, con elementos para el almacenamiento, pueden resolver fácilmente la sensación de agobio. Solo es cuestión de pensar un poco y organizarse. Aquí van algunos consejos para ayudaros en la labor.

dormitorio pequeño

1. Aprovecha el espacio bajo la cama

La superficie bajo la cama es muy valiosa para almacenar ropa de cama, mantas o edredones. La mejor manera de guardar estos artículos es colocar en la habitación un canapé abatible. Estas estructuras convierten la cama en un gigantesco arcón, al que se puede acceder fácilmente tirando de un asa.

En el mercado online podemos encontrar una extensa oferta de canapés a muy buen precio. Por lo general, están compuesto de una estructura de madera sobre la que se coloca una base para dormir. La altura difiere de cada modelo y suele oscilar entre los 32 y los 37 centímetros. La mayor parte de canapés grandes se levantan por la parte inferior, pero también hay modelos con apertura lateral. Este sistema es particularmente útil en las habitaciones juveniles, donde la cama individual se suele situar pegada a la pared.

El mercado ofrece también canapés monitorizados, que permiten elevar la base sin ningún tipo de esfuerzo. Otra opción son las estructuras con somieres diferenciados, que permiten articular el lecho a voluntad sin molestar al acompañante.

Desde el punto de vista de la limpieza, la gran ventaja de los canapés es que impiden la entrada de polvo en el interior. Al ser completamente cerrados, las partículas no penetran y las prendas almacenadas se mantienen siempre perfectas.

2. Aprovecha las esquinas y el espacio bajo las ventanas

La zona bajo la ventana a menudo se desperdicia, pero puede ser muy útil para colocar una cajonera o algún tipo de cómoda. Si las dimensiones lo permiten, también puede ubicarse bajo la ventana un sofá-cama plegado decorado con algunos cojines. Será un lugar perfecto para descansar y además disfrutaréis de luz natural.

Las esquinas también pueden dar mucho de sí desde el punto de vista del almacenaje. Podemos colocar en ellas algún tipo de estantería para guardar libros, cajas pequeñas o bien colocar objetos decorativos.

3. Muebles multifunción

En espacios muy pequeños, los muebles multifunción son una buena solución de aprovechamiento. Los modelos con cama elevada permiten colocar debajo un armario, cajones o incluso un pequeño escritorio. Algunos incorporan estanterías para libros, zapatos o una televisión. Las posibilidades son múltiples. Lo importante es adaptar el diseño a las necesidades de cada uno sin sacrificar el confort.

Las camas móviles que se esconden en la pared también son una propuesta a tener en cuenta.

No dejes de visitar