Una de las mayores satisfacciones de los dueños de una casa es poder utilizar el espacio ajardinado del exterior por la noche con la iluminación adecuada. En este artículo se detallan las formas más corrientes de iluminar los jardines.

como iluminar el jardin

A la hora de iluminar un jardín lo mejor es confiar en una iluminación especial, pudiendo ser comprada en muchos de los comercios que trabajan con diseño de exteriores. Esta iluminación se basa en los puntos de luz de tipo solar. Se recargan durante el día, con la luz natural, y durante la noche pueden darnos toda la iluminación, ofreciendo además un contraste perfecto con la vegetación que suele estar presente en los jardines.

Dentro de estos aparatos de luz de recarga por vía solar existen dos tipos principales: las lámparas que adquieren cierta altura sobre el suelo y los focos o distintos tipos de luz que están sobre el suelo del jardín. El uso de un tipo o de otro es una elección del dueño, con la idea de cubrir las zonas más emblemáticas del jardín, para que sea posible un paseo nocturno por él. Por ejemplo, la zona más a tener en cuenta es el camino central, por el que se sale al exterior de la casa. Aquí se pueden poner unas lámparas de baja altura o unos focos incrustados en el suelo. La piscina del jardín también tiene que estar iluminada con este sistema de focos incrustados, para evitar riesgos.

En los puntos alejados del camino es bueno colocar lámparas de altura para cubrir así la mayor parte del perímetro, especialmente la zona más cercana al camino. Otra iluminación distinta a los focos son las balizas, puntos de luz de pequeño volumen colocados con disimulo entre la vegetación. Como siempre, el secreto es adaptar la iluminación a cada espacio.

loading...