Cada vez son más las personas que apuestan por el concepto abierto. El concepto abierto en decoración habla de zonas diáfanas, de espacios del hogar que conectan entre sí sin necesidad de tabiques. Esto es muy común sobre todo en el living Room, es decir, en la zona de salón, comedor y cocina, cada vez son más los hogares que apuestan por unificar estos tres ambientes en uno sólo, creando lugares espaciosos y amplios pero con ambientes diferenciados.

Baños de concepto abierto. Dormitorio y baño en un mismo espacio pero diferentes ambientes

Esta tendencia decorativa, parece haber llegado también a los dormitorios suite (dormitorio con baño), ya que cada vez son más los decoradores que apuestan por dormitorios de concepto abierto, que conectan con el dormitorio sin ningún tabique de por medio. Este tipo de baños no suelen integrar inodoro, normalmente están formados por una bañera o ducha y un lavabo.

baño en el dormitorio

E aquí un ejemplo gráfico de un baño en el dormitorio, sin puertas ni tabiques.
Pese a estar en el mismo dormitorio, está separado visualmente con la elevación
de la bañera y el uso de azulejos en la pared.

baño en el dormitorio

Otro ejemplo de baño de concepto abierto, en este caso, el inodoro queda
resguardado por parte del tabique. 

No siempre hablamos de baños que están integrados en el dormitorio sin ningún tipo de separación física. Por ejemplo, están muy de moda en los dormitorios suite más modernos utilizar una mampara de vidrio para separar los espacios. Esto puede ayudar a ofrecer espacios algo más íntimos, además de proteger el dormitorio de las salpicaduras del agua.

baños en el dormitorio

Un ejemplo de un baño en el dormitorio protegido por una mampara de cristal. 
Esto evita que el agua salpique el resto de la habitación. 

baños en el dormitorio

Otro ejemplo de bañera en el dormitorio con mampara. En este caso,
el vidrio oscurecido ayuda a que el “efecto Gran Hermano” sea algo menor.

Este nuevo concepto tan “revolucionario” en el dormitorio contemporáneo, puede hacernos plantear muchas cuestiones, sobre todo en lo que se refiere a la intimidad. Teniendo en cuenta que estas habitaciones son de matrimonio, uno se pregunta hasta que punto integrar un baño en el dormitorio puede corromper o no uno de los principios básicos del baño: la privacidad, la intimidad,y la conexión con uno mismo. Aunque a una persona no le moleste que su pareja entre en el baño mientras se ducha o se baña, el hecho de saber que no se gozará ni de un segundo de intimidad, no deja de ser como mínimo curioso.

baño en el dormitorio

En este dormitorio vintage, la bañera de patas está colocada al fondo de la estancia.
Se trata de una habitación amplia, con escritorio incluido.

baño en el dormitorio

Un dormitorio muy Zen con una bañera muy Zen. Para que la sensación de
relajación sea aún más evidente, ¿qué mejor que un gran ventanal que de al jardín?

Esta nueva tendencia acarrea con ella muchos conceptos que tienen su punto de filosófico: pérdida de pudor, pérdida de intimidad, pérdida de individualidad. Aunque hablemos de “nueva tendencia”, no podemos olvidar que en la antigüedad, era común encontrar bañeras y otro tipo de utensilios de aseo en el dormitorio, y tampoco hace tantos años que esto sigue sucediendo, sólo hay que ver películas de estética victoriana para encontrarnos con este tipo de estancias para todo.

baño en el dormitorio

En este caso nos encontramos con un dormitorio pequeño, de estancia alargada.
colocando la bañera al fondo  bajo la ventana se gana espacio.

baño en el dormitorio

En este dormitorio rústico, la bañera queda relegada al fondo.
Al tratarse de un espacio amplio, el no tener tabiques de por medio aumenta la sensación
de espacio y luminosidad. 

Baños en el dormitorio, ¿tendencia decorativa que llega para quedarse o tendencia destinada a desaparecer? El tiempo dirá.

 

loading...

Han llegado hasta aquí:

  • baños abiertos de dormitorio
  • garalles modernos consepto abierto